La Política

Don Dinero sólo sabe muchos milagros hacer; pues convierte a un pobre imbécil en conde, duque o ¡presidente!

¿Que es la política?

No atino, estoy rematado: soseguemonos y prodedamus in pace. Estas palabras, si no me engaño, viene del verbo pulir, y la política será el arte de desbastar a los hombres y de hacerlos finisimos.

¿Pero, como procede? Primero es que hay un político o pulidor, que reuna a los hombres y se dedique a enseñarles su Catón, para que no sean malcriados.

Así lo hizo Numa con los Romanos; pues Rómulo y Remo mismo eran toros bravíos, marrones o cimarrones.

Lo segundo es, que ellos se dejen domesticar por otro igual suyo: aqui entran bien los oráculos, la ninfa Egeria, la paloma Mahoma, etc.

Lo tercero, es menester evitar las riñas y que se apaleen por un dicho, por una moza, por un carnero o por algun trasto. He aqui al politico erigido en juez de paz, autorizado por el pueblo, y contando  con su fuerza hacerle obedecer. El manda desde entonces, los demas obedecen.

Lo cuarto, es menester que al politico se le de de comer, y se le obsequie con lo mejor que haya en el pueblo; primero, titulo de obsequio y recompensa, despuers por la costumbre, y ultimamente por el derecho, en que viene a parar la costumbre y que le cobra la fuerza. Esto es lo que mas importa al politico o mandatario.

No son titulos, los mas recomdables para estos, las artes que establecen la paz: son valor, la guerra, las conquistas, los titulos que mas los recomiendan y hacen poderosos. Tal fue el origen de las grandes naciones. Los primeros reyes fueron soldados, y porque fueron soldados fueron temidos y mas sumisamente obedecidos; hasta venirse a intitular señores y dueños de las vidas y haciendas. Asi han pulido a los pueblos hasta dejarlos en la espina.

Los pueblos no siempre han sufrido sus exigencias: muchas veces los han lanzado: y entonces ¿Que han hecho? Poner otro en su lugar, que ha repetido lo mismo; o bien han tratado de gobernarse por si mismos en masa, o por sus representantes, o abandonando la autoridad a los mas distinguidos y notables; y tal es el origen de los diferentes generos de gobierno, y del derecho publico. 

¿Cual es el mejor genero de gobierno?

El que mejor mantenga el equilibrio entre los derechos del pueblo y la autoridad que gobierna. Esto es decir mucho y no decir nada: paciencia. Lo que si entiendo que esmuy importante a los gobernantes y gobernados es tener mucha plata.

Entra en la politica, pues, estimular la codicia de los habitantes y no poner trabas a la industria.

Pero veamos uno a uno a los gobiernos

En la monarquia, todo es para el rey y sus cortesanos.

En la aristocracia, solo los nobles tienen derechos.

En la democracia, todos los ciudadanos son aspirantes y rivales unos de los otros.

Los reyes son déspotas, los aristpócratas tiranos y los demócratas anarquistas. El diablo cargue con todos.

Creo haber leido en un tiempo en la Republica de Ciceron, que este gran politico y orador tiene por el mejor de los gobiernos aquel que fuera compuesto de los tres gobiernos anteriores; y tal es el de Inglaterra. ¿ Son felices los ingleses? Puede ser; porque tienen mucha plata.

¿Son buenos, son justos con las otras naciones?  Que lo respondan ellas. Yo los he visto en Suramérica, en donde la guerras intestinas han atrasado la insdustria  y agotado el numerario, llegar a hacer reclamaciones por cantidades muy pequeñas con sus buques armados, como hace el padre en la misa, despues de consumir, que limpia escrupulosamente la patena.

La riqueza: he aqui el idolo de la humanidad en este siglo. Nuestros pensamientos son sólidos, no nos divaguemos. Lejos de nosotros el genero caballeresco, el entusiasmo republicano, la heroicidad, las disputas filosoficas y la poesia. Venga el dinero.  Esto es todo lo que vale; todo lo demas es paja.

Al efecto se ha borrado oportunamente el septimo mandamiento; y si no se ha borrado, ha caido en desuso. Conviene tener, es el precepto de moda. Se estima al que tiene, porque, segun dice el refran español, mas da el duro que el desnudo, y es verdad.

¿Para que es ir a averiguar la mina de donde provienen las riquezas? Dirá alguno que esta muy mal de moral y yo convengo en ello; pero es la politica corriente; si es moneda falsa y no hay otra de mejor ley; ¿que haremos?

Sobre esta solida base, ¿que gobierno sera preciso establecer?  El de la fuerza sobre la industria, caminos; canales, aereopuertos, aguicultura, artes, comercio: esto es lo posirtivo.

Es menester compelar a que se ocupe de los positvo y desterrar de la republica a los principistas, quemando sus teorias. Al grano, al grano, sin escuchar plegarias. Si ente los maderos nacen unos para santos y otros para carbon, tal es la fuerza del destino: siempre habrá opresores y oprimidos. Lo que conviene es tener.

Es preciso tambien atrasar un poco los estudios politicos: han avanzado mucho y ¿ a done ibamos a parar con que progresaran?

La politica del dia debe ser romantica, como la poesia, e ir a registrar las tumbas y las catacumbas, y explotar las minas de los siglos medios. ¡Que de buena cosas enterradas! Una más alta antiguedad no ofrece nada curioso: dejemosla a los clasicos.

Por poco no me divagio en cosas de literatura, que no son de mi incumbencia por ahora.

La politca, reculando a los siglos anteriores, hallara algo mas solido, y disipara el vertigo de instituciones, garantias, division de poderes  tantas novedades, que derramo la falsa ciencia y que dio margen al sesudo proyecto de la Santa Alianza, canonizada antes de nacer; pero que aun no se venera en los altares, no se porque. ¡Ah que tonto! Ya la habia personificado. No obstante eso, yh que no fue mas que una entidad moral, ella hizo los milagros.

El estado politico actual me hace recordad con lastima los nombres de Arístides, de los catones, los cicerones y otros muchos antiguos y modernos, que se sacrificaron neciamente por no capitular con hombres más solidos que ellos. Cesar fue un grande hombre, Napoleon no le fue en zaga; pero estos hicieron mucho ruido y recogieron poco. ¡Ah! En el dia hay hombres que medran callandito. Poco a poco se anda mucho. La serpiente se arrastra antes de subir al arbol. Por lo que hace a mi, loco como me vean, no sere guija que se oponga a la corriente.

Conviene tener, este es la sana politica del siglo.

Por Pedro Molina

 

¿Como te pareció? Comparte tu opinión